Gimnasia para el embarazo, ¿Es necesario prepararse para el parto?

daraluz-17
Toda mujer está preparada para parir, la naturaleza es sabia y tanto el cuerpo de la madre como el bebé saben lo que tienen que hacer llegado el momento.
Sin embargo  las futuras mamás acuden a multitud de cursos de preparación al parto y a infinidad de clases prenatales esperando así disfrutar de un embarazo saludable y tener un parto mejor.
Sin entrar en polémicas sobre los protocolos que se llevan a cabo en los hospitales, y profundizar en el debate sobre un parto respetuoso, realmente, en condiciones normales, no es necesario realizar ejercicios para preparar la pelvis o la musculatura para poder dar a luz. Pero sí, muy beneficioso. 
Vivimos en una sociedad donde se ha perdido la conexión con el propio cuerpo, ni siquiera tenemos el tiempo necesario para prestarle atención, para escuchar que nos demanda y descubrir sus necesidades. Dificilmente así seremos poseedoras de nuestra propia experiencia de parir. Primero necesitamos conocernos, saber qué posturas nos alivian, que músculos son los que intervienen, qué movimientos podemos realizar, cómo respirar y usar la voz para acompañar a nuestro bebé en el nacimiento. Necesitamos conocer aquellos recursos que nos pueden ayudar o facilitar el camino a la maternidad. Realizar este aprendizaje durante los meses de gestación nos ayudará a disfrutar más del embarazo, adaptarnos a los constantes cambios y  paliar las molestias que se producen y sobre todo,  a aprender  las herramientas que nos van a ayudar en el parto. Al vivenciar y experimentar los diferentes ejercicios y técnicas, quedarán grabados y automatizados en nuestro cerebro, recurriendo a ellos en el momento del parto, cuando la mente pasa a un segundo plano y nos es imposible recordar ni posturas, ni respiraciones correctas, ni absolutamente nada en lo que haya que razonar.
Por ejemplo, si hemos realizado técnicas para aumentar el umbral de dolor, tendremos más posibilidades de controlar la situación y de enfrentarnos a él de una manera más relajada.
Si  hemos aprendido a trabajar nuestra musculatura del periné disonciándola del resto de grupos musculares, podremos relajarla para facilitar la salida del bebé.
Si hemos tonificado correctamente nuestra musculatura abdominal profunda a la hora de pujar, nuestro pujo será más efectivo, gastaremos menos energía y se reducirá el tiempo del periodo expulsivo.
Además, cuando realizamos relajaciones donde visualizamos a nuestro bebé, nos conectamos y entablamos un mayor vínculo con él,  y si realizamos visualizaciones sobre el parto, llegaremos con mayor confianza y nuestro cerebro sabrá cómo reaccionar porque  la situación no le resulta desconocida, al haberla vivido en la imaginación muchas veces.
Por otro lado, está demostrado que realizar ejercicio físico en el embarazo tiene múltiples beneficios tanto para la mamá como para el bebé. La mamá mejorará su función cardiovascular,su flexibilidad, reducirá el riesgo de diabetes gestacional, aliviará sus dolencias y además experimentará mayor sensación de bienestar debido a la liberación de endorfinas. El feto a su vez, también recibirá estos beneficios, ya que las hormonas y el incremento de oxígeno, pasan a él a través del cordón umbilical. Además vivirá en un espacio más relajado y amplio con los ejercicios para aumentar el espacio y relajar los músculos, disfrutará al ser acunado con los movimientos  y  se familiarizará con el sonido de la respiración y la voz de su madre lo que le ayudará a enfrentarse al parto con menos ansiedad.
Así que, en mi opinión sí es de gran ayuda realizar un programa de ejercicios prenatal. Eso sí,siempre asegurándose de acudir a un buen profesional que paute los ejercicios adecuados y las correctas modificaciones para cada caso.
Alicia de la Fuente Jiménez
Fisioterapeuta  especializada en maternidad y recuperación postparto.

Nota: Si estás interesada en nuestras clases de trabajo corporal para el embarazo y el parto, mira en la sección correspondiente, o mira en la sección de contactos para recibir información.

Imágenes extraidas de:
www.todopapas.com
www.guiadelniño.com
www.elcorreo.com

alvaro

2 thoughts on “Gimnasia para el embarazo, ¿Es necesario prepararse para el parto?

  1. mayra says:

    tengo diastasis abdominal y estoy el 4 mes de mi segundo embarazo me gustaría tener información para minimizar y tener una mejor recuperación en el postparto y no quedar con tanto abdomen gracias

    • Alicia de la Fuente says:

      Hola Mayra;
      Enhorabuena por tu embarazo. Sí, efectivamente el mejor tratamiento es la prevención. La diástasis en el embarazo es fisiológica, porque se necesita espacio para el crecimiento del bebé. Pero si partes de una faja abdominal debilitada porque no se recuperó de un embarazo anterior, es posible que la lesión si no haces nada para evitarlo, pueda aumentar con este segundo embarazo.Así que es fundamental que realices actividad física con un especialista en temas de maternidad, con el fin de mantener y trabajar el tono de tu faja abdominal. Naturalmente son ejercicios adaptados para la gestación, nada de abdominales clásicos, o posturas con excesivo estiramiento del abdomen. La clave de hacer trabajar el músculo transverso, que es el músculo más profundo del abdomen, es mantener una buena postura. Para que te hagas una idea, si trazamos una línea desde el ombligo hacia atras, se tendría que corresponder con la 3 ª vértebra lumbar. Si la tripa apunta hacia abajo, quiere decir que hay debilidad, y los músculos, no sostienen el peso, con lo que habrá más riesgo para la línea alba, para la piel, presión en el pubis, molestias en la espalda… Si eso pasa, y al final del embarazo, ni con ejercicio, logramos corregir el eje y hay dolor, podrías descargar el peso utilizando un cinturón pélvico. Un buen ejercicio es a cuatro patas, sin mover la espalda, recoger al bebé hacia arriba, subiendo el ombligo hacia la espalda al exhalar. Es como si abrazaras al bebé con tus músculos. Se pueden hacer muchos ejercicios, pero sería necesario corregir tu postura, alargando siempre tu columna desde la coronilla, y enseñarte la dinámica respiratoria. Trabajar la musculatura del suelo pélvico con ejercicios de kegel, también te va a ayudar, pero hasta la semana 36, el último mes, nos centramos en aprender a relajar el periné para el parto. Hacer una buena preparación al parto es la clave para tener una mejor recuperación postparto.
      Espero haberte ayudado. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *